lunes, 16 de octubre de 2017

Susana Cattaneo

                                            Pintura de Jim Warren


Ella tatúa sus ojos con la tea de la vida. Sabe del secreto milenario escondido en las grutas, en manantiales de fuego, en la antesala del mundo. 
Hay un lugar donde no llegan los caminos, un lugar con paredes extrañas y aldabas de tormentas yellaella sabe que allí se esconden los relámpagos, los abismos perpetuos donde se fraguan las tinieblas. Sabe que las respuestas son esquivas, jeroglíficos eternos obstinados en callar.


---------------------------------

En esta habitación
hay olor a poemas quemados,
hojas color sepia
sobre las que se disuelven lágrimas.
Una migración de arcángeles ciegos
y por algún rincón sílabas rotas.
Hay desazón en el aire
y algún lugar donde se esconde la vida.
En esta habitación
vibra un bosque plagado de preguntas.
Un portal antiguo,
flores silvestres que se abrazan con miedo
y la esperanza del hombre
que mira al porvenir.

Maria Amelia Diaz


FLOR NEGRA
Una flor clava su estigma en mi carne,
abre sus pétalos sobre el corazón y lo desangra,
hasta volverse púrpura,
como un vampiro insaciable echa raíces,
hiende, chupa y sobrevive en mis arterias.
Ahora le crecieron espinas que se cruzan y conspiran
[ávidas de túneles,
llegan a los abismos del amor,
un remolino perdido que se transmuta a puro puñal.
Es el momento del recuento:
Jugué mi corazón y la intemperie me lo devuelve roto,
extranjero en manos impiadosas que escarbaron sin
[tregua;
voy a guardar mi derrota donde se ahoga el sueño.
He triunfado otra vez sobre la tierra prometida,
sobre el paraíso donde me obligan a entregar la manzana.
Cambié resplandor por luz,
vértigo por herida,
y muerte por locura.
Para erguirme cerré el fondo del alma,
mi reino inmóvil donde a veces asomo:
allí la flor no llega.
(de “La dama de noche y otras sombras”)


FUSILAMIENTO DE ELLA
A esa hay que matarla,
la traidora,
que se pasa la vida soñando a destajo,
lluvia que horada la roca gota a gota,
la traidora,
y me convierte en limo envejecido entre pantanos
donde la pasión atrapa los pies de la locura.
Hay que matarla,
de frente al paredón,
fusilarla con descargas de cordura
a esa,
la traidora,
que olvida la memoria y su vértigo de torre,
su vértigo de torre sola sobre el basamento de mis huesos.
A esa,
a esa hay que matarla,
antes que hurgue de nuevo entre las flores del jardín,
antes que atente contra mi nuevo paraíso
construido con piedras y hierros retorcidos
que dejó el último incendio de sus manos.
Hay que matarla,
matarla y colocar su cabeza en una pica,
entre redobles de corazón, para escarmiento.
Hay niebla ¿adónde volarán los pájaros?
(de “La dama de noche y otras sombras”)


Ailén Maldonado

                                            Pintura de Jeff Christensen


Entonces abrí mi pecho
retiré los restos de nieve y cenizas de cigarro
disipé el humo con la vista

Tres ratones en el interior del tórax
jugaban con mis órganos
entre las costillas

Afrmé la ausencia de dolor
convencida del poder de las palabras y mis actos
Parece que hablo en volumen bajo
parece que las palabras se enturbian
cuando soy excesivamente clara

Al instante el tipo se va
cubierto de su propio excremento de paloma
y no logro decir nada
ni apelar a la belleza de mis roedores.

***2***

La piel
los huesos
el pelo
los párpados
duele la sangre que circula
el aire
el sol
las mujeres hermosas
los hombres todos
las mujeres aterradoras
todos los hombres

Entonces me decido:
hoy es el día
que los gusanos harán su parte
y abrirán el cielo
las hornallas encendidas
o el beso en la sopa.

Luz Rios Iribarne

                                      Las pinturas de Aykut Aydoğdu   



Hay canciones rebeldes.
Persisten obstinadas,
hasta que parecieran exiliarse
voluntariamente de la memoria.

Un día cualquiera se van,
cediendo su lugar a otras,
quizás más oportunas.

Pero nunca les creas,
ese es su engaño,
sólo se ocultan.

Se esconden en ese espacio incierto,
lejos del olvido,
pero por fuera de la memoria.
Sólo aguardan su hora.

Y vuelven tormentosas,
como dagas despiadadas,
cuando un entorno propicio,
me ha dejado desnuda de prevenciones.





INDÓMITA
Ya no la soportaba más. Me había habituado a sus manías, sus palabras inquietas, su ansiedad, pero a veces era demasiado.
Ese día, había comenzado con sus excentricidades desde la mañana. Ya desde antes de dejar la cama, y ni siquiera se había callado con el desayuno o el almuerzo. Más tarde llegó al colmo de lo desesperante cuando agudizó las agujas de sus palabras mientras intentaba ponerme a escribir.
Llegó el momento que había temido y evitado, pero fue un rapto desde lo hondo, y necesario. Con toda la furia que sentía, y contenía desde que podía recordar, abandoné los papeles, la miré a los ojos, y con una voz que hasta me sonó ajena le grité “¡Callate, estás loca, loca del todo!”
Al principio no entendí por qué parecía entenderme Por qué parecía sentir lo mismo con respecto a mí. Después recordé que nos parecíamos mucho. Recordé que en realidad estaba mirándome al espejo, discutiendo conmigo misma como siempre, y al ver que desde el grito, aún seguía con los brazos en alto, pensé que esta vez, por más molesta que me resultara esa voz… Esa voz tenía razón.

Sergio Fi fitteom

                                               Pintura de Isidre Nonell


PROBLEMAS DE OTROS

Finalmente acepté que mi novia me lleve al médico. Bueno, novia novia a lo mejor no es la palabra. Si lo fuese, yo no tendría por qué confundirme tantas veces su nombre. Pero ya soy un hombre grande. Cuántas mujeres pasaron ya delante de mis narices, además las pendejas de ahora no se fijan en esa clase de errores. No les calienta. Lo que sí les importa y mucho, es que uno se mantenga en una buena posición económica y que esté más o menos presentable. Entonces para no andar con idas y vueltas le dije a mi chica que bueno, que está bien, que me lleve al médico, total el dinero me sobra, algún tratamiento de morondanga no me va a mover la aguja económica. La esperé enfundado dentro de mis mejores ropas. Ella me besó la frente en cuanto llegó y me dijo: no, la corbata en la cabeza hoy no. Salimos. Llegamos a lo del profesional. Así que nos estamos olvidando un poquito las cosas, me interrogó el doctor a quien no había visto nunca antes. En realidad, miré de costado a mi novia, lo que pasa es que me gusta tomar fuerte y luego se me va la memoria, les pido disculpas a ambos. En especial a vos Carla, mi amor. Dejaré de beber. Cuando la volví a mirar, ella asentía con la cabeza y la mirada clavada en el suelo. Veremos que pasa en el futuro dijo el médico, y extendió unos papeles que pensé debía llenar yo, aunque lo hizo ella. Como tengo muy buena vista fui leyendo a la distancia algunos de los casilleros que iba completando: Nombre completo: María Rissio; Profesión: asistente social; Relación con el paciente: hija; Número de consultas con éste profesional: aprox. 15 en los últimos 6 meses; Motivo de la internación: Trastorno de la memoria, Pérdida de la realidad; Obra social: ninguna, el paciente se encuentra en estado de pobreza y abandono absoluto; Relación del paciente con la bebida: abstemio…y había más casilleros que se iban llenando. No quise seguir leyéndolos. Es mejor no andar enterándose de los problemas de los otros.


Rambal

                                               Pintura Salvador Dali
- Febrero -


De buen tiempo y sus salidas,
de noches de ojos simples
y laberinticos pensamientos invernales,
se me llenan los malditos días.
No encuentro la calma,
mi voz es álgida y fatal,
y escapo como puedo,
de toneladas
de mierda publicitaria.


Cuanto ocio,
cuantos demonios,
hoy no dormiré,
van a estallar estas calles;
ya ruedan las cabezas,
el fuego influye.
Deberíamos
dejar estas tierras,
abandonar tanta basura
y hundirnos en la mar,
como el verano;
como lo hago en ti.


Así sea.



 
Guilty


Me agrada pensar como un criminal,
endurecer mi acento;
pero la gente se espanta
muy fácilmente,
y como no,
si es muy poca la gente
que piensa como un criminal,
la mayoría es muy moralina,
es aguafiestas;
y no entienden
ni putas madres de poesía,
maldito siglo,
que lejos arde el sol
de la carne.


Todos deberíamos,
( al menos debes en cuando )
pensar, incluso actuar
como un criminal,
debe ser excelente
para la salud mental.


La mujer es más criminal
que el hombre,
pero en ellas
es mas cuestión de orgullo
y de placer,
mi abuela le dio muerte
a mi pudor,
yo me estremezco aun
y me despego del suelo
cuando pienso en su canibalismo.




Dolores Pombo

                                              Pintura de Carlo Salomoni


CORBATAS

se envolvio
con todas sus corbatas
para no olvidar
ningún color
ningún estampado

todas alrededor
de su cuello

todas de seda

suaves
en movimiento
todas hicieron fuerza

hasta verlo
azul

el color
que faltaba



VAPOR

porqué

buscar claridad

entre las nubes

cuando sabemos

que el vapor

nos enceguece

por que no buscar la vida

en la existencia

aunque sepamos

que la niebla

se evapora

©Esther González Sánchez

Pintura de  Rob Gonsalves


PLEGARIA ENTRE LA NIEBLA

Amor que así me mueres
en este inmenso páramo
de místico infortunio:
 mi alma es el silencio
el pálido reposo
pupila de buscarte,
y en el espacio urgente de quererte
el refugio de amar hasta el abismo.

Mi costumbre  de sol,
mi tránsito amoroso:
si aún bebieras en río de mis labios,
si acaso como a mi  te tiemblan horas
que fueron de ternura
en tardes de cerezas,
di en manos de qué Dios o en qué condena
bajaron al desnudo nuestras horas,
que a veces no sé donde encontrarte
ni en qué lugar pedirte
de la sombra enlutada,
e igual que se regala
el búcaro de arcilla
al molde soberano de la rosa,
yo me regalo al arpa de tu sombra
para sentirme aún,
                                                              sentada en tus rodillas





SUPERLUNA

Me nace un corazón en la retina cuando duermo,
y ayer  quise soñarte más grande que la noche.
/
Fue cierto que la luna iba más cerca.
Batí en sus cerrojos
y en cada llave abrí
el tallo de unos  versos.
/
Te imaginé en su espacio
y te esperé desnuda…
tan sólo hecha de sedas,
pero acaso  iba sola o no pude encontrarte
en esa seducción  que te conmina
 a la orilla de un  agua
sin garzas y sin grullas.
/
Mi ensimismado dueño:
dicen que al corazón
se le habla con los ojos:
tal vez por eso  mismo me nace uno cuando duermo
y siempre, a pesar
 de no desconocer que no es el sueño
el lugar adecuado de las citas.
/

Mario Roberto Avalos

                                      Pintura de Lohmuller Gyuri
                                             

En sus manos la Kriegsmarine flotaba
Ella se alejaba a territorios virtuales remotos
refugiándose del día y la palabra
se apaga en un ser de laberintos
tramas
psicología
armas
cabeza enjaulante de pequeños monstruos
nuevo rumbo, aguas internacionales
volveremos a Ti
dentro tuyo
descendiendo juntos al abismo
un punto de No retorno.

 






Nos amamos para traicionar al tiempo
¿lo sientes?
¿lo percibes?
es una subsecuencia de la agonía
de tus olvidos
a cada paso golpes en tu delicada moral
lo olvidaremos
La memoria de la ciudad se oxida
no lo cambiaremos
no lo podemos cambiar
ya nos cambio
 

 vivir en los sonidos subsonicos de tu corazón lastimado.